Día 2: Vasijas Frágiles

Published on 29 July 2020

Russell Evans


Author Page >


Share and encourage via




Ayer vimos que somos un trabajo manual de Dios. ¡Que increíble!

Salmos 139:1-18 va más allá sobre este hecho. Nos dice en el versículo 14 que somos maravillosamente complejos y que Su mano de obra es maravillosa.

¡Qué confianza podemos tener al saber que somos creados por Dios mismo! Como le digo a nuestra congregación de Planetshakers todo el tiempo, “No somos monos con suerte. No somos un accidente, ni insignificantes. ¡Estamos hechos de maravilla!”

¿Por qué esto es importante? Primeramente, refuerza la revelación que compartí ayer, que somos ‘hechos a mano’. Salmos 139:14 más adelante añade a esto diciéndonos que ¡la obra de Dios es maravillosa! Esto no solo reafirma nuestro diseño único, sino que nos impulsa a creer que ¡somos hechos intencionalmente para hacer grandes cosas!

Déjame hacer una analogía: Me encantan los productos Apple y los tengo desde hace mucho tiempo. Apple es, en mi opinión, un gran fabricante que hace productos maravillosos. Esos productos son de alta calidad y muy útiles. Lo mismo puede decirse sobre nuestra vida. Entendiendo que Dios nos diseñó específicamente, a su vez, deberíamos esperar descubrir el propósito para el cual Él nos diseñó. ¡Somos creados para hacer grandes cosas!

¡Camina confiadamente en todo lo que Dios ha diseñado para ti hoy!

Oración


Padre, te doy gracias por crearme y que hayas deseado que existiera. También te doy gracias porque fui creado para hacer grandes cosas para Tu Reino. Espíritu Santo, ¡ayúdame a hacer esas cosas y traer gloria a mi Creador! Amén.

Más de esta serie devocional