Día 6: Vasijas que contienen un Tesoro

Día 6: Vasijas que contienen un Tesoro

Published on 29 July 2020

Russell Evans


Author Page >


Share and encourage via




La mayoría de nosotros, si somos honestos, no tenemos problema en estar de acuerdo con que somos ‘vasijas de barro’. No tenemos problema en creer que somos vasijas frágiles, defectuosos, vulnerables, y en ocasiones rotas. Pero eso es solo una parte de toda la foto. La Biblia dice que somos “vasijas frágiles que contienen este gran tesoro” (2 Corintios 4:7).

Hoy quiero que reflexionemos y demos gracias a Dios por el tesoro que Él puso en cada uno de nosotros.

Quiero que imagines que eres un cazatesoros. Cavas en el lugar donde crees que el tesoro está enterrado con la esperanza de encontrar una gran riqueza. Tal vez cavas a través de las raíces y piezas rotas de cerámica, nada es útil, pero como sigues cavando, la pala choca contra algo más. Con emoción limpias los escombros de lo que parece ser una caja. ¡¿Podría ser?! En realidad, todo lo que puedes ver es suciedad y una vasija muy común hecha de madera o barro, los mismos materiales que has desechado como sin valor. Pero mientras levantas la tapa de esa caja, ves un brillo como la ‘gloria’ del tesoro en el interior.

Es así con nuestra vida. Por fuera lucimos ordinarios y poco impresionantes. Si te sientes así hoy, anímate. Esto es lo que dicen las Escrituras de Jesús en Isaías 53:2:

“…No había en él belleza ni majestad alguna; su aspecto no era atractivo y nada en su apariencia lo hacía deseable.”

Por fuera, Jesús lucía tan común como tu y yo. Sin embargo, en realidad Él era todo menos común porque la gloria de Dios brillaba por medio de Él. Hoy quiero que tengas la revelación de que ¡TU llevas esa gloria! Eres una persona de increíble valor por lo que Dios ha hecho en ti. No te define lo que te ha pasado, lo que has hecho o lo que la gente ha dicho de ti. ¡Te define la gloria de Dios en ti!

Oración


Padre, te doy gracias hoy por escogerme, tan roto como soy, para ser un cofre de tesoro que lleva Tu gloria. ¡Brilla por medio de mi hoy!

Más de esta serie devocional